– El plan –

De la rutina insípida de su oficina surgió el plan para conquistarla. Analizó detenidamente su horario de entrada y de salida, y también sus descansos. La siguió y supo dónde vivía y el recorrido habitual hacia la trabajo.

Indagó en sus aficiones: Idolatraba al Woody Allen de sus primeras comedias, escuchaba a los Stones como si fuera la última moda, leía a Cortázar casi en cualquier momento.

Cuando llegó el momento de la acción, sucedió lo inevitable. De la rutina insípida de su oficina le despidieron sin previo aviso, por falta de atención en el trabajo.

Anuncios

Una respuesta

  1. ¿Falta de atención? …pero si estaba más que centrado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: